México, México, Ra, Ra, Ra

México, México, Ra, Ra, Ra

Hace un año, el enemigo público número uno era Arjen Robben, el pelón del no era penal, meme que ahora va muy bien al Chapo Guzmán, que otra vez se escapó y ha hecho de las autoridades mexicanas el hazme reír en todo el mundo. Hace un año, la gente estaba a muerte con el Piojo, el que salió del barrio y se hizo en el Atlante, el mismo que logró ese campeonato de película con el América, el mismo que mantuvo el cero con Brasil en Fortaleza, y el mismo que hoy en día es la golfa número uno de los comerciales.

Youtube_PiojoComercial

El Piojo en uno de sus primeros comerciales como técnico de la selección.

El país está en picada desde hace poco más de un año y medio, y tal parece ser que el fútbol, nuestro amado fútbol, también se está cayendo en ese abismo que parece no tener fondo. Luego del ridículo en la Copa América (segundo consecutivo), se supone que teníamos que conformarnos con el prestigio de la zona, la “gran” Concacaf que hasta hace poco era de Chuck Blazer y quien sabe cuantos corruptos más que ya están en la cárcel. Todos sabemos que eso del “gigante” de la Concacaf es cosa del pasado; ahí tienen las eliminatorias de Brasil, donde lo más triste no fue la violación de nuestro Estadio Azteca, si no una nueva sumisión ante los gringos, que si alguna vez ya fueron clientes, ascendieron hasta el punto de volverse nuestros salvadores, y otorgarnos “gloria” con una participación más en Mundial… una más de cuatro juegos.

Cuando uno busca más nivel, se enfrenta algo mejor. Aún recuerdo cuando en las eliminatorias se goleaba 7-0 a Trinidad, o de a perdido 4-0 a Panamá, pero parece que ese 0-2 contra USA en el 2002 fue un punto de inflexión en Concacaf. El problema no era en casa, era a la hora buena, contra Bulgaria, Alemania, Argentina… Holanda.

Ya jugamos la final de Copa América en 93, perdimos con los chés, pero a final de cuentas, fue algo histórico tomando en cuenta que jugaban grandes como Batistuta y Simeone. Luego alcanzamos un tercer lugar en el 97, pero bueno, parece que en la Federación les dio miedo, pues ahora mandamos a nuestra prestigiosa “Selección B”, un término que desgraciadamente ya es costumbre, mero compromiso, y vergüenza.

¿Se acuerdan de lo que pasó en 2011, cuando varios de los convocados fueron separados del plantel por meter putas en el hotel de concentración?. Luego de eso perdimos tres en fila y a dormir, la peor actuación de nuestra historia. Ahora no pudimos con Bolivia ni Ecuador, pero eso sí, fiel al surrealismo de un país como lo es México, le hicimos partidazo al anfitrión y consecuente campeón: 3-3 con los chilenos gracias al doblete de Vuoso… sí, de Vuoso.

El pretexto fue otra vez la zona. Después de un Mundial en el que se mostraron aptitudes e individualidades, todos esperábamos ver a un Héctor Herrera y un Memo Ochoa midiéndose a un Messi o a un David Luiz, chocando con potencias emergentes como Colombia y el mismo Chile, pero bueno, nos quedamos con las ganas. ¿¡¿¡Cómo carajos vamos mejorar si no apostamos por jugar con los gigantes?!?!?.

El Jugador de Ecuador Miller Bolaños anota a México en Rancagua, Chile, on June 19, 2015.   AFP PHOTO / NELSON ALMEIDA

El Jugador de Ecuador Miller Bolaños anota a México en Rancagua, Chile, on June 19, 2015. AFP PHOTO / NELSON ALMEIDA

Pues la neta duele decirlo, pero parece que la Femexfut tomó la decisión correcta, ¿por qué?, pues porque nuestra “Selección A” ha sido el hazmerreir de Copa Oro. Sí, se goleó 6-0 a Cuba, pero pudieron ser 15. Oribe falló hasta el cansancio y además faltaron varios desertores de la Isla, que parece sólo va al torneo para buscar el sueño americano; increible pero sigue sucediendo.

El 0-0 con Guatemala fue una buena cura del insomnio, o ¿acaso alguien se acuerda de alguna jugada?, ¿un pase?, ¿un tiro?… ¿algo?. Lo que más recuerdo es ver a Ochoa pelón, y cual Sansón, perdió toda su fuerza y recibió cuatro pepinos de los trinitarios hoy, sí, cuatro goles que llegaron a tenernos en la lona, pero que gracias a un orgullosísimo autogol no terminó en derrota; incluso se había rescatado el triunfo en el 90′, pero entre botellas y basura de las gradas, el futbolista trinitario cobró un tiro de esquina en el 93′ que terminó en el 4-4… chale.

Pero eso sí, que continúen los comerciales, que vengan los contratos millonarios en la MLS, que sigan existiendo dos selecciones cuando no se puede hacer ni una, que se siga prostituyendo el Cielito Lindo.

Alguna vez, escuché en una película que en México “no queremos aprender, nos negamos a aprender”, y mientras las cosas no se tomen en serio, mientras sigamos buscando los contratos comerciales, las cosas fáciles, el sí se puede… México seguirá siendo “México, México, Ra, Ra, Ra”.